Roger Subirana

sábado, 18 de julio de 2015

EL VINO CON GASEOSA

Con el peligro de que muchos me tachen de blasfemos e irreverente, hoy voy a reivindicar una gran bebida: el vino con gaseosa. Y ahora veréis porque lo de irreverente.

Resulta que por mi trabajo me suelen regalar bastantes botellas de vino, casi todas de muy buena calidad, lo cual no es raro porque en este país gozamos de unos caldos excelentes con una relación calidad / precio insuperable. Yo no soy bebedor de vino, y muchas veces las guardo cuando voy a comer a casa ajena, siempre me gusta llevar algo. Pero otras me lo bebo yo, siempre mezclado con gaseosa, en concreto la Schuss y con unos cubitos de hielo, creando un vino con gaseosa que está buenísimo y porqué no decirlo, un vino con gaseosa "premium" ese concepto que se lleva tanto ahora y que nos hace parecer unos entendidos cuando compramos algo con esta etiqueta aunque no tengamos ni p.i.

 Prefiero esto a destrozarme el estómago con un tinto de verano o con un vino de brik y aunque los aficionados a la enología me llamaran hereje y malmetedor de vino, para mi acompañar una comida con un vaso grande de un buen vino con gaseosa es un gran placer jejeje.

El último masacrado de esta manera ha sido "El Héroe" un monovarietal de garnacha de D.O Calatayud del cual podéis leer esta reseña  en Verema, y del cual puedo decir que estaba de muerte con la gaseosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario