Roger Subirana

viernes, 17 de febrero de 2012

ESAS CANCIONES DE PACHANGA


No soy muy dado yo a ir de fiestas y celebraciones, pero de vez en cuando toca y hay que cumplir. Hoy al escuchar el poupurri musical del colegio que hay enfrente de casa, y que preparaba la fiesta del carnaval, no he podido dejar de pensar en todas esas canciones, que repiten y repiten hasta la saciedad en cualquier celebración, y que encima, se supone, te han de encantar y volver loco en cuanto oyes los primeros acordes.

Yo debo ser muy raro porque he llegado a tener auténtico odio a muchas de estas "melodías", vamos con varios ejemplos.

- Estás todo tranquilo con tu refresco, copa de vino o cerveza y en un momento dado al DJ se lo ocurre poner PAQUITO EL CHOCOLATERO, así que ya ves a todo el mundo en varias lineas moviendo el tronco arriba y abajo, y hay de ti como no te unas al grupo, enseguida te llueven miradas asesinas, así que pasando una verguenza horrible acabas haciendo el canelo con cincuenta personas más ante la mirada de deleite del DJ, que se debe descojonar por dentro. Por cierto, la persona, o artista que masacró este clásico es el inefable King Africa, el mismo que cometió otro atentado contra el buen gusto cuando sacó LA BOMBA.

- La novedad de este año es el AI SE EU TU PEGO de Michel Teló, un cantante brasileño muy simpático que ha convertido esta canción en éxito y que va con baile incorporado, porque todas estas canciones suelen llevar un baile, que has de conocer, porque si no ya no eres nadie en la fiesta. La canción es pegadiza pero a fuerza de oirla a todas horas acabas aborreciéndola.

- No faltan tampoco en pasacalles la canción de Sonia y Selena YO QUIERO BAILAR, esta por lo menos no lleva danza incorporada.

- Todo un clásico ya, es el simpático Georgie Dann, rey de muchos veranos y que de vez en cuando se deja caer rodeado de un halo nostálgico: LA BARBACOA, BAILEMOS EL BIMBO, MAMI QUE SERA LO QUE TIENE EL NEGRO.....

Ahora os animo a que completéis esta relación, se que muchos de los que me leéis pertenecéis, como yo, al LADO OSCURO, así que expresaos sin manías que estáis en vuestra casa.