Roger Subirana

jueves, 17 de noviembre de 2011

RACISMO

No se si habrá sido casualidad pero esta semana, delante de mi y en diferentes circunstancias, dos personas de nacionalidad cubana y dominicana, respectivamente, han puesto a caldo y denostado a los emigrantes senegaleses. Expresiones como "esos negros son los que roban" - curioso, porque ellos no son precisamente blanquitos - "que los echen de España...", además de otras lindezas, fueron expuestas por estos "emigrantes de primera"....y he pensado - menudos huevos tienen -.

Curiosamente el colectivo senegalés llegó a Salou mucho antes que los latinos, y en 12 años que voy a vivir aquí solo han llegado a mis oidos dos ocasiones en las que haya habido problemas por delincuencia con ellos, obviando la venta de cds e imitaciones y el hecho de que , a veces, vivan hacinados en pisos. Son gentes de temperamento tranquilo, agradable, educado, familiar, que , la verdad, pocos problemas causan donde están, pero por lo visto molestan a otros recién llegados.

Estos recién llegados, a los que se ha acogido igual que a los senegaleses, demuestran con sus juicios una prepotencia fuera de lo común. Primero porque deberían ser mas tolerantes con su entorno, igual que somos tolerantes los que estamos aquí con ellos. Segundo, porque si vamos a mirar datos de problemas de convivencia y delincuencia, los latinos ganan a los senegaleses por goleada, sin entrar en el tema de las bandas, que de momento, y toco madera, aparte de algunas pintadas en Salou no se ven (latin kings, ddp, ñetas, maras etc), tenemos otros asuntos como ocupación de parques y espacios públicos en plan"este es mi territorio", su reggaeton a todo leche, sus gabinetes de santería o su incivismo (esto último lo veo todos los días).

Y pensaréis, jolín, como generaliza este tío, seguro que, como en todas partes hay latinos mejores y peores. Y así es, y ese es el error en el que caemos en mirar los colectivos y no a las personas. No nos dejemos engañar, el mundo se mueve la gente va de aquí para allá y es algo que tenemos que asumir, y cuidado, no nos tengamos que ver muchos en la misma situación. Pero no me imagino yo, recién llegado a otro país, pongamos por caso Inglaterra, y a los cuatro días de estar allí creerme el rey del mambo, mirar a la gente por encima del hombro, y ponerme a juzgar a otros colectivos de emigrantes COMO YO, sin apenas conocerlos de nada.