Roger Subirana

lunes, 26 de septiembre de 2011

LIBROS Y EBOOKS

Una serie de acontecimientos coincidieron la semana pasada y me dieron pie a una reflexión, paso a relatarlos:

1º Iba yo pronto por la mañana paseando con mi perra Lola cuando me encontré con los niños que van al colegio cercano. Al principio pensé si se trataba de pigmeos porteadores por los mochilones que llevaban, ya que en algunos casos, de espaldas solo se veía una mochila y unas piernas delgaditas debajo, pero no, eran niños con su material escolar, no una expedición al Africa profunda. En uno de los casos una madre o cuidadora, no lo se, hizo parar a los dos niños que llevaba de la mano, unos 6 u 8 años, les quitó las mochilas y no sin esfuerzo se las echó al hombro. - A saber lo que llevan ahí dentro,- pensé. Otros más afortunados arrastraban unos carritos tipo maleta con ruedas donde llevaban sus libros.

Al llegar a mi casa, y como tenía tiempo me senté a leer con mi libro electrónico: ligero, barato, cómodo y con una capacidad increíble para guardar libros en baratas tarjetas de memoria.

2º Hacen un reportaje en la televisión de lo que supone el gasto en libros, una pasta, y las dificultades en obtenerlos, ya que los libros de ahora, aparte que se puede y por lo visto se debe escribir en ellos, cambian cada dos por tres, no es como en nuestra generación que los libros pasaban de un hermano a otro que los cuidaba como oro en paño. En un colegio "de pago" los padres habían tenido la feliz idea de hacer una especie de tienda de segunda mano con libros y uniformes que abarataban bastante el curso escolar de sus hijos.

3º Y final. Ayer en un telediario salen cacareando las bondades de la era digital: esas pizarras conectadas a internet, todo colorines, como aprenden los niños, la leche, las nuevas tecnologías, somos un país puntero, etc, etc.

Y después de estos acontecimientos yo pienso:

Si estamos con las nuevas tecnologías ¿no sería más fácil para un niño ir con su ebook a clase donde tendría todas las materias actualizables cada año, sin necesidad de ir cargado ni de gastar un pastón ? ¿Que hay detrás del negocio de los libros de texto? .

Algo hay que no me cuadra




PEPE EL INVERSOR

Pepe entra en la oficina y cuenta su historia, como muchos compró un piso con la idea de revenderlo, incluso antes de escriturarlo, y ganarse una pasta. El piso le costó un dineral, pero su banco no tuvo problemas en concederle la hipoteca, faltaría más Pepe, con tu nómina, y dentro de unos meses lo venderás mucho más caro, y hasta te damos un poco más para que lo amuebles.... Pero Pepe calculó mal, llegó tarde, la burbuja explotó y nadie se interesaba por su piso. Llegó un momento que se dio cuenta de como los precios bajaban y fue cuando se decidió ponerlo a la venta en una inmobiliaria, de las pocas que sobrevivían.

Allí no le dieron mucha esperanzas pero pusieron la maquinaria en marcha.

Al cabo de unos meses Pepe se empezó a preocupar, no había ofertas ni casi visitas...tenía que haber un culpable, así que Pepe llamó a la inmobiliaria dando instrucciones claras sobre la fotos que tenían que cambiar, lo que tenían que añadir y quitar, propuso cambios en la página web, destacad esto, lo otro..... al final no le quedó otra que bajar el precio para ponerse en la rueda, que a trompicones, pero seguía girando, de los pisos que se estaban vendiendo en la zona. Y ahí está esperando una llamada que le diga: tenemos una paga y señal.

Pepes hay muchos, cada día veo más en mi trabajo.

¿Por que no se vende tu piso Pepe? Te lo voy a explicar :


Te vendieron la moto y caíste, entre tu buena fé, lo que comentaban los amiguetes y el empujón del banco (verdadero culpable y responsable de todos estos disparates). te lanzaste sin paracaidas.

No lo vendes porque ahora ese mismo banco que te sobrevaloró el piso y te concedió la hipoteca está vendiendo sus activos inmobiliarios a precios de saldo, con hipotecas preconcedidas y buenísimas condiciones. No lo vendes porque la única manera de hacerlo es que venga un señor con el dinero y te lo pague trinco tranco, y eso, hoy en día es muy complicado.

Ahora estás en el momento en que ya no es cuestión de lo que ganes si no de perder poco y quitarte de encima ese sueño convertido en pesadilla.