Roger Subirana

lunes, 24 de enero de 2011

LEY ANTITABACO

Parece que la Ley antitabaco ha sido como una puñalada trapera para todos los fumadores y establecimientos de hostelería, se reclama "respeto" para los fumadores, incluso los medios de comunicación se están posicionando claramente en contra de esta ley...y luego pensamos que en España no hay lobbys ni grupos de presión. Yo quiero dar mi punto vista al respecto.

Yo soy de aquellos a los que ha arruinado una buena comida "la chimenea" de la mesa de al lado.

Yo soy de aquellos que no entraba a determinados locales cuando los invadía una "niebla de humo".

Yo soy de aquellos que han tragado humo a espuertas sin haber fumado un cigarro en su vida: en el trabajo, en las colas,en los pubs y discotecas, en reuniones, en viajes.....

Yo soy de aquellos que colgaban la ropa en el tendal y se duchaban aunque fueran las 4 de la mañana para no apestar a tabaco.

Sí, soy un egoísta y muy poco solidario con los fumadores. No se lo que viviré, pero hasta ahora el 90% de mi vida ha sido tragando un humo que no pedía a nadie.

No digo que haya fumadores respetuosos, pero no nos engañemos, la mayoría no lo son y encienden el cigarro sin encomendarse ni a dios ni al diablo y sin importarle quien haya alrededor. En mi trabajo he vivido varios casos así.

Lo único que no veo bien de esta ley es que se debería haber aplicado desde un principio, sin hacer gastar dinero a los hosteleros habilitando espacios para fumadores y no fumadores. Aún así todo el que trabaje en hostelería y sea fumador pasivo agradecerá el tener un ambiente libre de humos, también han de tener en cuenta que mucha gente que no pisábamos algunos bares por el humo, ahora si lo haremos.

No se hunde el mundo porque no puedas fumar mientras haces el café, tampoco porque no puedas encender un cigarro entre plato y plato en los restaurantes.

Actualmente hay problemas mucho más graves que el llevarse un cigarro a la boca, entre otras cosas porque ya hay mucha gente que no tiene NADA que llevarse a la boca en este país.

2 comentarios:

  1. Cierto, la mayoría de fumadores no son respetuosos. Los hay que fingen que lo son y te perguntan "Te molesta si me enciendo un cigarro?" y cuando les dices "sí, la verdad es que me molestaría mucho. Te agradecería que no lo hicieras" entonces se ofuscan y empiezan que si poco tolerante, bla bla.
    No preguntes! Enciéndelo y que me den, como hacen todos!

    El otro día en la parada del tram, no asbía dónde meterme. Tenía al lado a 5 personas fumando! Claro, como es la calle...

    ResponderEliminar
  2. Vivimos en un país donde las leyes se hacen para incumplirlas... algunas incluso alentadas por partidos políticos irresponsables..
    Yo estoy alucinando con el nivel de cumplimiento de esta ley y jamás pensé que se pudiera estar en un bar sin humos, lo cual me da cierta confianza en los españoles, a ver a ver que pasa.

    Supongo que estamos en el periodo de "rabieta", es como si toda la vida les hubieran dejado la pelota y ahora se la quitan, es normal que se sientan ofendidos, ofuscados y hasta indignados... pero todo pasa y todo queda, y poco a poco esto será solo una anécdota y en pocos años se verá con normalidad y tendrá la aceptación social que merece, incluso desde esos medios de comunicación hostiles.

    ResponderEliminar