Roger Subirana

martes, 30 de noviembre de 2010

LA DEBACLE BLANCA

Aquí os dejo un pequeño artículo que he publicado en otra web:

Una apisonadora formada por piezas manufacturadas en la cantera pasó por encima de un equipo formado a base de talonarios y agrandado por los medios de comunicación que se empeñan en hacernos creer que Cristiano Ronaldo es un crack y Mou el mejor entrenador del mundo.

La realidad es muy diferente y ayer se demostró. No soy barcelonista pero no puedo ocultar que no trago a los prepotentes y eso le sobra al Madrid y a muchos de sus seguidores que se llenan la boca de palabras para tener que tragárselas cuando la realidad los baja al suelo y no de una manera amable y suave.

Evidentemente esperaba más de este partido, se supone que jugaban dos grandes equipos y yo solo vi a uno. ¿Que pudo haber errores arbitrales? como en todos los partidos, pero cuando te meten cinco pepinazos lo mejor es callarte. Como guinda del desastre tuvimos la entrada kamikaze de Sergio Ramos, algo más propio de un patio de colegio que de un jugador "profesional". El amigo Mou, atrincherado en su banquillo, encogido y que no se metió de bajo de una cama porque no la había dio una imagen de impotencia.

Alguna de las frases y comentarios que podemos leer en prensa no precisamente barcelonista.

Heraldo de Aragón dice "Con Benzema a su bola, Cristiano pendiente de sus bicicletas y Di María desorientado, los Busquets, Iniesta, Xavi, Messi y Pedrito se dieron un festín. ".

Marca "La lectura del Clásico está hecha: una tunda soberana".

La Gaceta (el periódico de Intereconomía) "Dos estilos diferentes, dos modos de entender el juego, pero sólo un camino hacia el éxito, el que mostró hoy el Barça ante el mundo del fútbol."

Yo pienso que los verdaderos cracks del Madrid son los intermediarios que les venden por millonadas a esos jugadores (entrenador incluido). Son la leche. Es como colocar jamón de york del Día diciendo que es un Guijuelo de pata negra. Yo creo que los aficionados madridistas no se merecen eso.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

LA VUELTA DE GRAN MARDANO

Vuelve el otoño, el colegio, se acaban vacaciones para quien las haya tenido....y yo vuelvo con mi blog.

Con el otoño también vienen o vuelven ciertos programas televisivos, uno de ellos es esa fábrica de jetas y vividores llamada Gran Hermano. Os reproduzco la opinión que acabo de escribir en Ciao.

Mi relación con este programa comenzó siendo entusiasta en las primeras ediciones y cada vez más marcada por la decepción en las siguientes.

Este Gran Hermano 12 ha sido la confirmación de que el programa va degenerando y que cada vez se busca gente más chunga, que puede crear más polémica para la actividad favorita de Tele 5 que es retroalimentarse con sus propios programas. Así un conflicto en Gran Hermano da para que hablen dos otros programas más y que estos, a su vez, vayan aumentando la bola para crear un círculo eterno, como ejemplo tómese el caso "Belén Esteban".

El caso es que uno no puede huir de Gran Hermano si ve la televisión, aunque no veas el programa te sacarán fragmentos en todos los lados, solo falta que lo publiquen en la hoja parroquial. Parece que ha nacido la moda de exhibir poligoneros/as en la televisión, igual un día les da por exhibir a esa gente que se saca una carrera con el sudor de su frente o que se levanta bien temprano para ir a trabajar y labrarse un porvenir, pero lo dudo.

Y el problema de fondo es que se está afianzando la figura del "famosete de reality", personaje que sale en uno de estos shows, preferiblemente peleándose o echando un kiki, y que acaba apareciendo en todas partes con esa ocupación llamada "colaborador" o "famosete sin estudios que hace de periodista y encima se lo cree" y que es una burla directa para todos aquellos licenciados en periodismo que con suerte aspirarán a llevarles el café a toda esta purria.

En fin, no es ni será mi programa, os lo aseguro. Gracias a Dios que nos quedan los libros para escapar de esta realidad catódica.