Roger Subirana

jueves, 8 de julio de 2010

LA "GRANDEUR" FRANCESA

Desde niño llevo tratando con franceses y ahora en mi trabajo casi a diario, y no deja de llamarme la atención esa superioridad con la que nos tratan: entran a la oficina a voz en grito, preguntando donde está lo uno o lo otro (nosotros somos una inmobiliaria), hablando atropelladamente sin molestarse siquiera en saber si tu hablas su idioma, si no sabes contestarles, te miran con desprecio y se van, sin dignarse despedirse. Lo mismo si llaman por teléfono. Siempre que les hemos alquilado algo para verano, hemos tenido problemas: se quieren cambiar de sitio, objetos rotos o desparecidos, quejas de vecinos, amenazas de denuncias por supuestas carencias en los apartamentos...un calvario. Da lo mismo que sean mayores o jóvenes, franceses de pura cepa o primeras o segundas generaciones de emigrantes. Muchas veces vienen con una especie de cartilla para que se la sellemos, ya que allí su gobierno paga vacaciones a los más desfavorecidos, eso no quita para que te ninguneen o te traten como una piltrafa. Curiosamente, con otras nacionalidades nunca hemos tenido esos problemas generalizados: los ingleses siempre son educados, los nórdicos, una maravilla, los rusos, dentro de sus peculiaridades, son muy tratables; lo mismo que belgas y holandeses, por lo menos en mi trabajo.

¿Por que ese sentimiento de superioridad? Yo no se donde lo encuentran. Centrándonos en la actualidad han hecho el ridículo en el Mundial, porque lo suyo ha sido de sainete; en Roland Garros se han dedicado a silbar a Nadal que los ha puesto en su sitio, no hay ningún deporte en el que ganen algo. Remontándonos años atrás incluso siglos, vemos que ha sido siempre una nación perdedora, siempre han sido otros los que han tenido que sacarles las castañas del fuego, incluso las glorias napoleónicas se acabaron cuando se le ocurrió cruzar los Pirineos. Tienen la suerte de creérselo, nosotros no, esa es la diferencia.

Este año aún no ha pasado ninguno por la oficina. A pesar de todo, cuando vengan, que vendrán, responderemos a su desdén con educación y los trataremos como nos gusta a nosotros que nos traten

5 comentarios:

  1. Son lo peor. En septiembre empiezo 3º de francés...pero no lo parendo para comunicarme con ellos, sino para poder cagarme en sus muelas cuando voy a Francia.
    Si no pronuncias un francés perfecto...te desprecian y hacen ver que no te entienden.
    El año pasado en un restaurante, no les daba la gana entender que les estaba pidiendo un agua con gas y me lo hicieron repetir 3 veces. No hubo una cuarta, cogí mis cosas y me largué...no sin antes haberles dejado una retahíla de los mejores insultos de nuestra lengua.

    A ver este verano con lo que me encuentro...mon Dieu!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, pronunciar agua gaseosa en francés tiene su miga no?? une bouteille d'eau gazeouse, chungo chungo
    Yo nunca he tenido problemas con los gabachos, al contrario siempre han sido cordiales conmigo.. pero es cierto que se piensan un poco que son el pueblo elegido para guiar al resto de los mortales a la gloire, pero bueno, también les pasa a los ingleses que se creen el centro del mundo, a los americanos con su manía de invadir países, a los alemanes, que pretenden ser los que dirigen Europa, los chinos, que quieren dominar el mundo, los musulmanes, los judíos (pueblo elegido) los rusos con su quiero y no puedo... los argentinos que creen Dios les tocó con el dedo... en fin, que en todos los sitios cuecen habas y se creen los mejores.

    Salvador, paciencia y sácales todas las perras que puedas!!

    ResponderEliminar
  3. Si David, pero un inglés siempre empieza la comunicación con un good mornig how are you, el excuse me o sorry está siempre en sus labios, lo mismo que los americanos y no como estos perracos

    ResponderEliminar
  4. Vaya, que sorpresa, cuanta francofobia.
    ¿y todos son iguales?
    Por que el país es muy grande....
    No creo sea lo mejor generalizar. Charles Aznabour amaba España y nos dejó su legado, nos enamoró con sus canciones.
    Seamos conciliadores.
    Yo ví a algún inglés, tirarse borracho desde una cabina de teléfono y no mirar lo que había debajo.
    Era un español.
    Pero no fueron todos los ingleses.
    Solo unos pocos.......

    ResponderEliminar
  5. Es cierto eso de que si nos pronuncias bien una palabra hacen como que no te entienden y te lo hacen repetir varias veces. A mi eso me pasó en una gasolinera. En mi viaje, hubo un poco de todo, gente educada y amable y gente impresentable. Yo creo que nos tienen rabia por ganar siempre el tour de francia jeje

    ResponderEliminar