Roger Subirana

sábado, 8 de mayo de 2010

EL CYBER CANSINO

Quizás este artículo pueda herir susceptibilidades, aunque los que me visitáis en mi blog no pertenecéis a esta tipología de usuario del que voy a hablar. No tiene nada que ver con los amigos o amigas que, ocasionalmente, te ma

Seguro que todos tenéis un amigo o conocido que tiene esta costumbre. Lo llamaré cybercansino.

Abres todos los días tu correo y, sin excepción, te encuentras 2,3,4 o más mails de una misma persona todos ellos chorradillas que circulan por internet y que el mismo ha enviado a una enorme lista de amigos. Al principio te hace gracia y vas abriendo lo que te manda, pero al cabo de un tiempo te cansas, y dejas de abrirlos o los borras directamente, y en algunos casos extremos te tienes que poner en contacto con el susodicho y decirle que, por favor, deje de mandarte sandeces, aunque pocas veces hace caso. No tiene nada que ver con los amigos o amigas que, ocasionalmente, te mandan algo que el 99% de las veces resulta interesante, supongo que la diferencia está clara.

El cybercansino nace espontáneamente, no hace falta que sea tu amigo o amiga de siempre, ni de años, ni de meses, ni de días, muchas veces es un conocido al que le has mandado algo por motivos de trabajo, o por tener relación con él en algún foro o red social y que por a o por b te coge confianza o piensa que va a quedar bien contigo o va a ser más simpático mandándote graciosidades.

El cybercansino evoluciona y va dejando atrás prejuicios, no discrimina, ni piensa que lo que te mande te pueda ofender. Llega un momento que no le importa mandarte mails a la cuenta del trabajo, si has cometido el error de decírsela, le dan lo mismo que sean mails guarros, al revés, con lo cual se crean situaciones realmente incómodas en el trabajo, más aún cuando la cuenta de correo es general y no particular tuya, lo digo por experiencia. Como muchas veces tu no tienes la confianza con el cybercansino que el se toma contigo, no sabes como cortar la cadena, y como se trate de un cliente aún peor.

¿Cuál es la solución? La paciencia y rezar para que se olvide de mandarte cosas, o poner una vela para que un virus destroce su libreta de direcciones.

3 comentarios:

  1. Yo directamente a mis cybercansinos los etiqueté como spam, y ahora va todo directamente a la papelera...

    ResponderEliminar
  2. Jaja, lo has clavao, de éstos hay miles, por desgracia. Hay que echar paciencia con ellos, o engrasar el botón de "eliminar" de nuestro correo... La solución de etiquetar como spam que sugieren por aquí arriba tampoco está mal.

    ResponderEliminar
  3. Yo a todos mis cybercansinos los borro directamente sin leerlos. La mayoria los tengo en la cuenta de Hotmail que apenas uso, así que a mi cuenta personal, de verdad, llegan muy pocos.
    Lo de etiquetar como spam es de las mejores opciones.

    ----
    http://lallavedelbaul.wordpress.com/

    ResponderEliminar